El cultivo de plátano en España y sus características

 en Agricultura

El cultivo de plátano en España se encuentra repartido entre las islas de Gran Canaria (Arucas, Galdar, Guía, etc.), Tenerife (valle de la Orotava, valle de Guerra, Icod, Los Silos, etc.), La Palma (valle de Aridane) y La Gomera. La producción es consumida por la Península (210.000 toneladas), Europa occidental (80.000 toneladas) y el mercado local (20.000 toneladas).

Características que debe tener el suelo para el cultivo de plátano

Se adapta la platanera a una gran variedad de suelos, y de hecho se cultiva en muy diversas condiciones del mismo, lo que nos da a entender su gran tolerancia. Vegeta tanto en los suelos alcalinos como en los francamente ácidos, y tanto en los francoarenosos como en los arcillosos. Pero el verdadero éxito de una plantación se consigue en los suelos de buena estructura y en aquellos en que bien por una buena labor de desfonde anterior a la plantación o bien por su naturaleza tengan buen drenaje y buena aireación y facilidad de penetración para las raíces, conservando estas características a lo largo de la vida de la plantación. El pH del suelo óptimo está comprendido entre 6 y 7,5. No requiere suelos ricos en fósforo y sí en cambio le favorecen los ricos en potasio.

Tipo de clima

El cultivo de plátano necesita en general un clima cálido y húmedo; en España su cultivo queda limitado a Canarias y a la Costa del Sol, y habrá de cultivarse en regadío y en zonas tanto más protegidas de los vientos cuanto mayor sea el porte de la variedad. En ensayos realizados en la antigua Guinea francesa se obtuvieron para una velocidad del viento de 50 a 60 kilómetros por hora los siguientes porcentajes de plantas derribadas según variedad.

Variedades comerciales 

Actualmente existen cinco variedades de cultivo de plátano, cada una de ellas con características propias e interesantes. Te explicamos cuales son, y sus características más importantes:

 Gros-Michel: Es la variedad de más alto porte, hasta ocho metros de altura, por lo que los vientos causan en ella grandes destrozos. Muy sensible a la enfermedad del Panamá, pero resistente al ataque de los nematodos. Los racimos son cilíndricos y resistentes al transporte. Con ella se obtienen rendimientos normales de 20.000 kilogramos por hectárea, alcanzándose óptimos de 35.000 kilogramos por hectárea.

Lacatán: Los racimos de esta variedad son también cilíndricos, y la planta alcanza una altura de cinco metros, siendo sensible a los efectos del viento. Las producciones normales que con ella se consiguen son de 30.000 kilogramos por hectárea, con máximos de 45.000 kilogramos por hectárea en las buenas plantaciones.

Poyo: El porte de esta variedad es medio, cuatro metros. Las producciones en las buenas plantaciones superan a los 60.000 kilogramos por hectárea. Los racimos son cilíndricos.

Pequeña enana: es de poca altura (no supera los 2.25 metros) y la más resistente a los vientos y a las bajas temperaturas. Esta variedad tiene una gran presencia de cultivo en Canarias y es un tipo de planta muy eficiente que con la que se obtienen grandes producciones de plátanos.

Gran enana: Supera en medio metro la altura de la “Pequeña enana”. Es bastante resistente a los vientos. Los racimos son casi cilíndricos y las producciones superan también los 60.000 kilogramos por hectárea. Pequeña enana. Es la de más pequeña altura, 2,25 metros, y la más resistente a los vientos. Es la variedad principalmente cultivada en Canarias, donde alcanza un porte mayor que en otros lugares. Ideal para el cultivo en las zonas límites, pues resiste en invierno temperaturas próximas a los 0° C. Con ella se obtienen las máximas producciones. La forma de los racimos es troncocónica, lo que representa cierto inconveniente por aumentar los costes de embalaje y flete. Características comunes a las cuatro últimas variedades son las de ser muy sensibles en el cultivo de plátano al ataque de los nematodos y ser, en cambio, resistentes a la enfermedad o mal del Panamá.

¿Qué nutrientes aportan los plátanos?

  • Hidratos de carbono: como todas las frutas aporta hidratos de carbono, gran fuente de energía. Por ello es consumido usualmente por los deportistas durante la competición.
    Estos azúcares son fácilmente asimilables y absorbidos por nuestro organismo, proporcionando ese combustible necesario antes, durante o después del entrenamiento.
  • Minerales: entre los minerales que posee, se destaca su contenido en potasio, mineral que interviene en el equilibrio hídrico de la células de nuestro cuerpo, y gracias a esta característica el plátano resulta útil en personas que padecen de hipertensión arterial o afecciones cardiovasculares. Al ser una fruta baja en sodio también se adecua perfectamente antes la existencia de retención de líquidos en el organismo, ya que los disminuye.
    También dentro de los minerales es importante su contenido en magnesio, tan necesario para el correcto funcionamiento nervioso, intestinal, muscular.Así también este mineral es fundamental en la formación ósea de nuestro organismo.
    El fósforo, el zinc, y el calcio también son considerables.
  • Vitaminas: proveen gran aporte de vitamina A, vitamina C y ácido fólico.
  • Fibra: contiene fibra soluble, ideal para reducir los niveles de colesterol sanguíneo, regular el tránsito intestinal, y prevenir el cáncer de colon y demás formaciones tumorales en el tracto gastrointestinal.
    Destacamos también la facilidad de digestión que tiene esta fruta, por lo cual forma parte de todas aquellas dietas de protección gástrica, por no ser irritante de la mucosa intestinal.
  • Otros nutrientes: el plátano es rico en taninos, por lo que su acción astringente ante los episodios diarreicos es muy importante.
Entradas recientes

¿Qué andas buscando?