Trichobacter, novedoso biofertilizante a base de concentrado de rizobacterias

 en Agricultura, Biotecnología

Evaluación de la aplicación de Trichobacter sobre lomos de segundo año de tres variedades de fresa de los campos de producción del suroeste español.

En la actualidad, es una práctica habitual entre los productores de fresa, mantener el alomado de la campaña anterior para ahorrar costes de producción tras haber afrontado algunas campañas con dificultades en los precios del género. Esta práctica genera diversos inconvenientes como son: estrés para el cultivo, encharcamientos por apelmazamiento del terreno, aumento de la salinidad por el uso continuado de fertilizantes, inmovilización de nutrientes, envejecimiento prematuro de plantas y reducción de la capacidad productiva del cultivo.

La utilización continuada de fertilizantes químicos y las continuas desinfecciones, están eliminando la flora bacteriana beneficiosa de los suelos de producción. Su fertilidad depende, tanto de parámetros físico, químico como biológicos del suelo, por lo que todo manejo adecuado de fertilización debe considerar mecanismos de optimización, de estos tres tipos de componentes en forma interdependiente.

¿Por qué utilizar Trichobacter ayuda a tus cultivos?

En la búsqueda de soluciones, que ayuden a transformar la agricultura en una actividad más sostenible, responsable con el medioambiente y por ello con el consumidor, el Departamento de I+D+i de TRICHODEX ha desarrollado Trichobacter, biofertilizante estimulador del crecimiento vegetal y regenerador del suelo agrícola, formulado a base de microorganismos beneficiosos del suelo en un carrier natural en base al polímero Poli D-Glucosamina hidrolizado por vía enzimática, que actúa como agente encapsulador y protector de las bacterias del formulado.

Ensayos llevados a cabo sobre tres variedades comerciales de fresa (Fortuna, Primoris y Splendor), plantadas sobre lomo viejo, ponen de manifiesto el gran rendimiento de Trichobacter en condiciones reales.En parcelas tratadas con Trichobacter se produjo un incremento de cosecha (octubre-abril) del 14,2% (media de las tres variedades) tal y como se aprecia en la figura.

La aplicación de rizobacterias como biofertilizantes y bioestimulantes, resultan soluciones prometedoras y rentables en cultivos altamente demandantes, como es el de la fresa. La colonización de estos suelos con microorganismos beneficiosos, aumenta la disponibilidad de nutrientes (aplicados en la fertilización e inmovilizados en el suelo), incrementa el desarrollo radicular del cultivo y la producción agrícola, sobretodo en cultivos plantados sobre lomos de segundo o tercer año de utilización como es el caso de la fresa.

Entradas recientes

¿Qué andas buscando?