Trichobacter: Un fortificante bioestimulante para el suelo agrícola

 en Agricultura

TRICHOBACTER es un fortificante bioestimulante del crecimiento vegetal y regenerador del suelo agrícola, formulado a base de microorganismos beneficiosos del suelo. Contiene un aditivo natural en base al Polímero Poli D-Glucosamina hidrolizado por vía enzimática que actúa como agente encapsulador y protector de las bacterias del formulado.

Entre sus propiedades se encuentra la mejora de la estructura físico-química y microbiológica del suelo agrícola y su fertilidad, proporcionando altos niveles de producción y mejorando la calidad. Es apto para su aplicación en Producción Integrada y Agricultura Ecológica.

Las ventajas de este fortificante bioestimulante son amplias y muy beneficiosas

  • Colonización de suelos con microorganismos beneficiosos.
  • Incrementar la disponibilidad de nitrógeno, fósforo, potasio, hierro y azufre.
  • Suministrar directamente nutrientes a las plantas.
  • Transforma los compuestos orgánicos, contenidos en enmiendas y fertilizantes, en compuestos fácilmente asimilables por las plantas.
  • Solubiliza compuestos inorgánicos para facilitar su absorción por las plantas.
  • Aumenta el desarrollo radicular de las plantas, permitiendo un mejor enraizamiento y anclaje en el suelo.
  • Estabiliza la materia orgánica del suelo a través de la activación de los procesos de humidificación.
  • Mejora la estructura, dando soltura a los suelos pesados y compactos y ligando los sueltos y cremosos.
  • Mejora la porosidad del suelo, y por consiguiente la permeabilidad y ventilación.
  • Incrementa la capacidad de retención de agua en el suelo.
  • Presenta actividad competitiva en la rizósfera con los fitopatógenos permitiendo su control directo e indirecto a través de la activación de las autodefensas de las plantas (IRS).
  • Apto para su aplicación en Producción Integrada y Agricultura Ecológica, certificación CAAE.
  • Fijación biológica de nitrógeno Trichobacter

Es un fijador biológico (simbiótico y no simbiótico) de nitrógeno molecular transformándolo en nitrógeno asimilable por las plantas. Los microorganismos constituyentes de TRICHOBACTER poseen un complejo enzimático capaz de reducir el nitrógeno del aire a amonio asimilable por las plantas. Tanto la absorción de Nitrógeno por parte de plantas, como de los microorganismos del suelo, minimiza la lixiviación y volatilización del nitrógeno.

 

  • Solubilización de fósforo

Las bacterias de TRICHOBACTER son capaces de crecer en medios con fosfato tricálcico, apatita o materiales insolubles similares como única fuente de fosfato. Asimismo, no solo asimilan el elemento sino que solubilizan una gran proporción del mismo, liberándolo en cantidades superiores a sus demandas nutricionales. Los compuestos fosfatados son movilizados a través de la disminución del pH del medio por la liberación de ácidos orgánicos. La otra vía de acción en la disponibilidad de Fósforo es a través de la producción de enzimas (fosfatasas).

  • Movilización de potasio

El potasio es retenido por los constituyentes del suelo, pero sólo una parte es soluble y otra gran fracción se bloquea quedando no intercambiable. El uso de rizobacterias favorece la solubilización del potasio mediante la liberación de ácidos orgánicos o inorgánicos que reaccionan con los minerales que los contienen.

  • Promoción del crecimiento vegetal (PGPRs)

TRICHOBACTER ejerce una potencial actividad biológica debido a la producción, por parte de los microorganismos en interacción con las raíces de las plantas, de fitohormonas y reguladores de crecimiento naturales, vitaminas y aminoácidos que estimulan el crecimiento de las plantas: Las bacterias componentes de TRICHOBACTER son superproductoras de enzimas hidrolíticas tipo celulasas y proteasas que degradan el material lignocelulósico del suelo proveniente de la última cosecha en sustancias de bajo peso molecular asimilables por las plantas.

  • Regeneración fisíco-química del suelo agrícola

Los microorganismos componentes de TRICHOBACTER favorecen la formación y estabilidad de los agregados del suelo, mejorando así la estructura degradada en suelos salino sódicos. La materia orgánica inestable no ayuda a que se formen agregados estables, se requiere de la intervención de los microorganismos. Durante la actividad microbiana, los microorganismos por sí mismos pueden mantener unidas partículas de suelo de manera mecánica. La actividad microbiana también ayuda a la formación de agregados con la producción de ciertos compuestos durante la descomposición de la materia orgánica.

  • Producción de sideróforos

La producción de estos metabolitos permite a los PGPRs competir satisfactoriamente contra patógenos y otras bacterias saprofitas. Los sideróforos secretados por las bacterias quelatan la mayor parte del Fe3+ presente en el suelo, disminuyendo su disponibilidad para otros microorganismos, entre los que se encuentran los patógenos, y evitando así que proliferen debido a la carencia de este nutriente. La mayoría de las plantas son capaces de crecer en medios con concentraciones de Fe3+ mucho más bajas que los microorganismos, sino que además son capaces de capturar el complejo sideróforo-hierro, mejorando así su nutrición.

  • Capacidad competitiva e inducción de resistencia sistemica en plantas

TRICHOBACTER compuesto por microorganismos que se caracterizan por su motilidad (están provistos de flagelos) y respuesta a factores quimiotácticos (exudados elaborados por las raíces de las plantas), permaneciendo durante un largo periodo en la rizósfera de los cultivos. Estas características les confieren facilidad competitiva con la microora topatógena de la rizósfera.

Los fermentos de los microorganismos incorporados se comportan como “elicitores bióticos exógenos” que favorecen la inducción de sustancias implicadas en los mecanismos de defensas de las plantas y en los cuales se incluyen toalexinas, ligninas e inhibidores proteicos (proteasas). La activación de los sistemas de resistencia propias de las plantas implica una serie de cambios fisiológicos en la planta que afectan los cambios iónicos, fotosíntesis y absorción de nutrientes. Estos cambios aumentan el desarrollo, el color y vigor de la planta.Los bioestimulantes son utilizados para su aplicación en cultivos extensivos y permiten mantener la productividad y sanidad de los mismos.

Entradas recientes

¿Qué andas buscando?